24/7/11

La respiración de la paloma

                                                La respiración
   Es esencial en un animal, al que vamos a exigir grandes esfuerzos, que su respiración sea perfecta.
   Existe una gran diferencia entre el ritmo respiratorio de una paloma en reposo y el de una paloma en vuelo. Unas cifras bastará para demostrarlo, Una paloma respira en reposo de 44 a 48 veces por minuto. En pleno vuelo lo hace diez veces más deprisa, llegando alrededor de las 500 veces.
La paloma deficiente en reposo jamás respirará bien en vuelo, y no tendrá probabilidades de hacerlo, ya que su actividad muscular forzosamente le producirá la consiguiente fatiga y, por tanto, una mayor actividad en el funcionamiento de su corazón, lo activará su ritmo respiratorio.
   Una paloma sana debe respirar únicamente por la nariz, manteniendo el pico bien cerrado. En la mano de la sensación de que no respira. Los pulmones ocupan totalmente la cavidad torácica, y las costillas están unidas al tejido pulmonar. El aire que penetra por la nariz pasa por la boca y por la laringe; a continuación entra en la tráquea y desde allí se reparte por los pulmones y por los sacos aéreos.
   Los pulmones quedan situados a los lados de la columna vertebral y en ellos se realiza la función fisiológica de intercambio entre el oxígeno del aire y el ácido carbónico de la sangre. Tiene un doble funcionamiento durante los dos tiempos de la respiración: al aspirar el aire y al expulsarlo. Los bronquios atraviesan los pulmones y conducen el aire a los sacos aéreos y de éstos vuelve a los pulmones.
   Los sacos aéreos están situados en las partes huecas del interior de la paloma; son nueve y se denominan cervicales,diafragmáticos, torácicos y abdominales. Estos sacos tienen unas prolongaciones llamadas divertículos, que hacen llegar el aire hasta los huesos (que ya sabemos que son huecos) y hasta los músculos. Todo el cuerpo y los miembros de la paloma, quedan así neumatizados y estabilizados durante el vuelo. Al estar situados en las regiones superiores del tórax, hacen bajar el centro de gravedad, aumentan su equilibrio y facilitan el vuelo. Regulan la temperatura de la paloma y refuerzan sus reacciones musculares. Además, aumentan el volumen de la paloma, sin que varíe su peso, y ello también facilita el vuelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada